Cuando se habla del estilo Vintage, se refiere a un estilo antiguo en el que incorporan objetos de vieja data que son restaurados para ser usados nuevamente. Cualquier parte de nuestra casa puede adoptar este estilo, que trae mucha ventaja, ya que todo lo que coloques está fuera de moda, por lo que no tendrás que competir en ese aspecto.

Es importante que todo lo que elijas para decorar de acuerdo con este estilo, nunca pierda su esencia, que sean piezas eternamente bellas. Puedes optar por los muebles que ya no usa tu abuela, alguna silla, baúl, candelabros o marcos que estén guardados o que puedas comprar en una venta de antigüedades o garaje, que posteriormente puedas reforzar y pintar para colocarlo en el lugar que prefieras dentro de tu casa.

Por lo general cuando nos referimos al estilo Vintage, lo englobamos en uno solo, pero lo cierto es que existen varios, es por eso que te invitamos a seguir leyendo este artículo para que juntos los describamos, sepamos diferenciarlo y decidirnos por cual adoptar.

Estilo rústico

Aquí la protagonista es la madera, quien le impregna ese toque acogedor al lugar. Puedes optar por buscar sillas, mesas o cualquier otro objeto de madera rustica. Para intensificar el estilo pinta las paredes de blanco y decídete por unas cortinas de colores claros, para que lo que más resalte sean las cosas hechas de madera.

Industrial

Para lograr este estilo es necesario buscar objetos que se usaron en la época cuando iniciaron las oficinas. Escritorios, ficheros, portalápices, cuadros donde se vea la revolución industrial. Unos cuantos adornos basados en esta época convertirá tu ambiente en Vintage industrial, donde los colores predominantes son el blanco, gris y amarillo pastel.

Shabby Chic

Este estilo Vintage se inspira en cómo vivían las familias europeas que residían en granjas, donde los objetos que habían en casa eran los heredados por los antepasados, usados tal cual, sin realizar alguna reparación o revestimiento. El estilo es muy parecido al rústico pero aquí se agregan colores vivos en combinación con los colores neutros.

Tradicional

Para adquirir un estilo Vintage no tan marcado, la recomendación es esta, un estilo Tradicional, donde se escojan unos cuantos adornos que resalten a la vista, que tengan tonalidades claras. Puede ser un cuadro, un mantel, una estatuilla, cojines o un objeto sumamente icónico, por ejemplo un retrato del abuelo en pleno combate de la guerra.

Moderno

Se le atribuye a la época de los 60 y 70, donde predominó el Pop Art y lo retro, donde los colores vivos sin duda alguna son los protagonistas acompañado de figuras geométricas repetitivas y cuadros de los cantantes del momento.

También puedes  decorar una de las paredes con papel tapiz de algún motivo que haga una buena combinación de colores y formas con el resto de las cosas que ya tienes o piensas adquirir.

Elegante

Este es el inspirado en la aristocracia de siglos pasados, donde los objetos de plata, oro y bronce predominaban muchísimo. Tal vez no adquieras los muebles, cuadros y vajilla de plata, pero puedes buscar imitar esos colores y dar esa apariencia al ambiente que has escogido para que tenga el estilo Vintage Elegante.

Aquí el blanco predomina mucho en las paredes, así como también los ladrillos pintados y dejándolos un poco desgastados.

Cabaña

Este estilo es muy sencillo, inspirado en las viviendas que existían en medio de los bosques donde los pescadores o cualquier trabajador de la agricultura hacia vida allí, por lo general son muebles de madera: sillas, mesa o mesón, puertas y ventanas rústicas sin ningún acabo en particular. Se usan colores sobrios y mucha luz natural en el ambiente. También se decora con plantas artificiales o naturales

Clásicos

Es muy parecido al tradicional, elegante y moderno, pero aquí no hay necesidad de recargar el espacio con cada detalle. Opta por escoger dos o tres elementos que decoren el ambiente y sean los protagonistas de tu nuevo estilo.

Si te ha gustado cada una de estos estilos, no es necesario que rigurosamente salgas a la calle a buscar exactamente lo que aquí te sugerimos, simplemente empieza por sacudir mover y hacer unos cuantos retoques para que alcances este objetivo en tu decoración.

Por Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies